Una víctima real que regresó en busca de venganza

0
339
Venganza

Historias sobre fantasmas que se quedan en nuestro plano existencial solo para buscar venganza hay muchas, pero no parecía que eso pudiera ocurrir de verdad. O al menos eso pensaba hasta que conocí la historia de Barbara Howe. Una mujer que luego de haber sufrido una muerte violenta, parece que regresó a buscar por su propia mano la justicia que nadie supo darle.

El 28 de octubre de 2012, Barbara Howe de 86 años recibió una llamada de un supuesto técnico indicándole que le urgía entrar en su casa para revisar un sistema. La señora confió en él y fue su peor error, pues gracias a eso desapareció. No sería hasta dos días después que sería encontrada sin vida en un auto abandonado, mismo, que no pudo dar ni una sola prueba acerca de la identidad del criminal. Y seguramente el caso hubiera quedado cerrado para siempre de no ser por una extraña situación.

Dos años después, Daniel French se entregó a las autoridades por el crimen contra Barbara, y el motivo principal de su confesión era nada más y nada menos que el acoso que el fantasma de la mujer había perpetrado contra él desde el día del crimen. Cansado y traumado por tantos ataques en su contra, había decidido entregarse, y si se le otorgaba la pena de muerte, para él mejor.

Cuando hizo su declaración, argumento que la muerte de la anciana había sido accidental, puesto que él realmente no buscaba acabar con su vida. De hecho, su única arma que había llevado aquella vez era una pistola de electroshock, pues simplemente quería dejarla inconsciente para poder robar sus pertenencias, pero batallo tanto que acabó por ahorcarla. Cosa que terminó con ella.

Desde entonces, él mencionaba que se sentía claramente culpable y responsable por dicho accidente, pero que al haber sido justo eso, un accidente, no quería entregarse. Pero tan pronto como abandonó el cadáver aquel día, la aparición de la mujer comenzó a perseguirlo, negándose a dejarlo en paz. Como si estuviera decidida a seguirlo hasta el día que pagara por sus crímenes. Y al parecer consiguió su cometido, pues el hombre lo hizo.

Estos casos parecen apoyarse de la creencia popular de que el alma o la presencia de las personas suelen quedarse en este plano cuando murieron de manera traumática o cuando fallecieron dejando algo incompleto. Que en este caso parece ser el crimen en su contra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here