El submarino maldito de la 1ra Guerra Mundial

0
466
el submarino maldito de la primera guerra mundial

Las historias sobres barcos fantasmas son muchas, pero de algo sobre lo que se escucha mucho menos, son historias de submarinos malditos. Y aunque no suene ni la mitad de intimidante, la historia del submarino UB-65 no tiene nada que pedirle a los misterios marítimos más grandes.

el submarino maldito de la primera guerra mundial

Durante la primera guerra mundial se construyó en Alemania una flota de submarinos de combate de nombre UB-60 a UB-65. Y fue este último el que comenzó a llamar la atención de marinos y astilleros. Pues para 1917, cuando este fue terminado, ya tenía una oscura reputación, que incluía a un operario que fue muerto por una viga un año antes, o los marineros que, durante una prueba de funcionamiento, quedaron atrapados en la sala de máquinas y murieron asfixiados, con la peculiaridad de que cuando fueron a buscarlos la puerta se abrió sin problemas.

A partir de aquí fue un no parar, y el submarino pronto tuvo un aire de misterio macabro. Pues a las anécdotas anteriores le sigue la historia del vigía, que vio como un marinero subió a la cubierta antes de que se sumergiera la nave, para caminar tranquilamente hasta la parte posterior del submarino y lanzarse a las hélices como si nada. Como ya no había vuelta atrás el submarino se sumerge para continuar con sus maniobras, pero comienza a fallar. Los controles no responden y empieza a hundirse hasta tocar fondo, dejando a la tripulación temiendo por su vida por 12 horas. Pero de la misma forma que se hundió comienza de pronto a elevarse, hasta funcionar de nuevo de la nada.

el submarino maldito de la primera guerra mundial

Tras experiencias de este tipo la tripulación ya tenía claro que no querían seguir a bordo de una nave tan extraña, más porque luego del incidente del suicida, comenzaron a verlo aparecerse en cualquier lugar de la nave, inmóvil y con los brazos cruzados. Y tal fue el miedo que se abrió un consejo de guerra para determinar cómo solucionar el problema. Y algo debieron haber visto pues muy pronto mandaron a un sacerdote para que limpiara la nave de cualquier ser extraño.

Pero el aparecido no solo siguió en la nave, sino que se cuenta que tuvo algo que ver con su final. Cuando en 1918 se tuvo un encuentro con el submarino americano L-2, el cual dijo haberlo tenido a tiro, pero antes de que el capitán mandara abrir fuego, la nave alemana estalló por sí misma. Se buscó si alguien había disparado antes de tiempo, pero ningún torpedo había sido disparado. El vigía llegó a decir que antes de la explosión llegó a ver a un hombre cruzado de brazos encima de la cubierta.

el submarino maldito de la primera guerra mundial

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí