La extraña criatura que supuestamente provocó el accidente de Chernóbil

0
1018
Criatura provoco el accidente de Chernobil

Todos conocemos la historia del terrible accidente nuclear de Chernóbil. La explosión que desató una huida del lugar inmediata a mitad de la noche, accidente que desató 500 veces más radiación que la bomba de Hiroshima, y que pudo tener consecuencias mucho más graves de no haberse detenido otra explosión posterior. Sin embargo, hoy no estamos aquí para hablar acerca de esa historia, sino para hablar de una criatura que, supuestamente, pudo haber causado tan terrible accidente.

Se le conoce como “Ave Negra” una criatura alada con varios metros de envergadura y dos penetrantes ojos rojos que, según muchos testimonios de sobrevivientes, había comenzado a aparecer cerca de la planta nuclear semanas antes de la explosión. Muchos fueron quienes dijeron haberla visto pero, sobre todo, los que afirmaron haberla visto ese 26 de abril, justo el día del accidente.

Uno de estos testimonios fue el de Andrei Kharsukhov, quien años después de la catástrofe hubiera escuchado ruidos y gritos provenientes desde dentro del sarcófago (bunker de concreto con que se atrapó la radioactividad de la planta) solo para haberlo reportado y recibir como respuesta que él era la primera persona en acercarse desde el accidente. O sea que quien fuera, o tenía más de 10 años dentro, sin agua y comida, y expuesto a la radiación o se trataba de otra cosa. Posiblemente, el Ave Negra.

Muchos de los testimonios aseguraban que fue gracias a la criatura que se alejaron a tiempo de la planta pues, de no haberse asustado con su presencia hubieran sucumbido en la explosión. Por lo tanto, a pesar de lo siniestro de su presencia, se cree que podría ser un ente que avisa de la llegada de ciertos males. En este caso el accidente.

Sin embargo, hay quienes tienen otra opinión menos positiva y creen que fue esa criatura la que provocó todo. Tal vez, siendo un ser hambriento que se alimentaba de radiación y provocó la explosión para poder saciar su hambre.

La verdad es que no hay ninguna prueba física más que los testimonios de los sobrevivientes, pero pensar que algo así existe, da para esperar que solo se trate de la primera opción, y sea un ser que advierte el peligro y no que lo provoque.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here