Códex Seraphinianus, el libro de otro mundo

4
56085
Libro de otro mundo

Se dice que la humanidad nació cuando se inventó la escritura, pues gracias a ello la sabiduría y conocimientos que fuimos adquiriendo se quedaron registrados y solo así pudimos ir avanzando a ser lo que somos ahora. Pero fue en la década de los 80, en que un libro desafió todo eso. Su nombre era Codex Seraphinianus, y estaba escrito en un lenguaje que no tenía comparación y que nadie podía traducir, y mostraba imágenes que hablaban de muchas culturas y la historia del mundo. Pero no era nuestro mundo ni nuestra historia. Y desde entonces, se ha considerado como uno de los libros más sorprendentes y extraños que existen.

Desde que apareció cautivo a los curiosos, puesto que estaba lleno de ilustraciones surrealistas que parecían acompañar el texto, pero nunca explicaban nada en concreto, al igual que los textos, pues solo se sabe que lo son porque están acomodados como párrafos, pero no se sabe lo que dice, ya que incluso las letras que son únicas, como si fuera un lenguaje perdido de hace miles de años, en un código que los expertos no han podido resolver.

El único código del que se cree que hayan encontrado traducción es la numeración de las páginas, solo para darnos una idea de lo extraño del mismo. Lo más curioso es que pareciera que el libro contara la historia de la humanidad, pero cada cosa que podemos identificar de alguna época o alguna cultura parece desconocido por lo extravagante y fantástico que parece. Hay gente que incluso se ha atrevido a decir que efectivamente se trata de un libro de historia, pero no de nuestra historia, sino de otra humanidad, en otro planeta.

Sin embargo, a pesar de lo fantástico que puede sonar todo esto, el libro se le atribuye al artista Luigi Serafini, que ideo y realizó dichoso libro. Quien estuvo casi tres años intentando crear un libro que desafiara toda lógica, el resultado fue el Códex Seraphinianus. Él mismo explica que en realidad el libro no tiene ninguna traducción lógica, y que su intención al crearlo era aludir a esa experiencia que tenemos con los libros cuando somos muy pequeños y aún no sabemos leer, y hojeamos los libros sin saber realmente que es lo que dice.

Sin embargo, sigue habiendo gente que cree que toda esa historia la dijo para ocultar la verdadera naturaleza del libro que, en todo caso, se pudo haber hecho público por error. Sea cual sea la verdad, parece un libro bastante interesante y que vale la pena leer.

4 COMENTARIOS

  1. El libro si es de historia del planeta ,,logico que si se dice que es la historia de la humanidad sera rechazado ,,pero si algo asi fue escrito es porque alguien sabe la verdad de la historia de la tierra ,,solo eso ,,,y eso me tranquiliza ,,quiere decir que en cualquier momento sale a relucir la simple verdad ,,,SOMOS LA CONTINUIDAD DE HUMANIDADES ANTERIORES ,,SOLO ESO ,

  2. EN PALABRAS DE EON: La capacidad de curiosidad del ser humano terrestre es innata. El problema es que el 99 % de la curiosidad es por ego, para satisfacer sus propias necesidades. No es una curiosidad altruista.
    Es muy difícil, sin cortar ese libre albedrío que se ha dado, el poder enseñarle a la humanidad…
    Toda curiosidad es útil exclusivamente para evolución, porque a medida que los seres van aprendiendo −aprehendiendo− pueden ir evolucionando.
    Pero aún son tan niños, como raza, que se encierran en sí mismos y no intentan crecer…La mayoría de los seres encarnados, por lo menos en este planeta le llaman misterio a todo aquello que vibra más allá de su alcance perceptivo, como por ejemplo los planos espirituales. Pero tienen que tener en cuenta que también es misterio aquello que yo les he dado y que es la vida misma.
    Cuando hablo de “vida” me estoy refiriendo a la vida del plano físico. Cualquiera que tuviera un concepto real de lo que es el animus, no dejaría de maravillarse durante toda su existencia terrenal, porque si bien es cierto que lo verdaderamente importante es la vida espiritual, que es más que milenaria, la vida terrenal, dentro de lo corta que es para vuestro concepto, es extremadamente mágica…
    Es algo similar a que un niño entrara en una juguetería e hiciera andar a los juguetes tocándolos con lo que ustedes llaman “varita mágica”.
    Muy poca importancia se le da a la vida real. Se toma como que ya está. Para dar un ejemplo muy básico − cuando tú eras pequeño en este planeta no existía lo que llamáis televisor…
    pero hace un siglo tampoco existía siquiera la radio, y se criaban a la luz de la vela, y estaba bien. Luego se criaron con la radio y también estaba bien. Y hoy un niño se cría con un televisor a color y está bien, porque aprendieron a aceptar lo maravilloso, lo toman como algo natural.
    Si a una persona de hace tres siglos le hubieran dicho que naves podrían viajar a la Luna, se hubiera maravillado, pero hoy no… Entonces, lo que sostengo es que nunca hay que perder el don de maravillarse, nunca…
    Tú me preguntarás, por que te leo el pensamiento inconsciente, ¿y tú que lo sabes todo me dices eso?
    Si tú tuvieras aunque sea la mínima idea de los millones y millones de mundos a la enésima potencia −si sabes algo de matemática lo entenderás− que hay en el universo con distintas ramificaciones de vidas y conceptos, no podrías maravillarte porque no lo podrías asumir o digerir… ¡Son tantas las diferencias de vidas y conceptos!
    Sería imposible en este momento que el decodificador de este receptáculo traduzca… Lo voy a intentar… Voy a probarlo a full, como dicen ustedes… Estoy enviándole conceptos tan elevados que solamente los seres del centro de la Galaxia, que son seres que absorben cerebros de otros pueden canalizar, pero nunca un terrestre… (larga pausa).
    Hay vida en otros mundos donde no se manejan con lenguaje sino con colores de la piel, y así directamente un color de la piel representa un estado anímico, representa un acercamiento sexual de apareamiento, representa tristeza…

    Exudando determinados olores ellos pueden alejar a una persona que no se quiere o acercar a una persona que desea.

    Incluso el color de la piel personifica el estrato social en que está cada uno de los habitantes. Los espíritus se adaptan a cualquier tipo de organismos mientras el decodificador(CEREBRO) esté preparado para recibir los conceptos espirituales. Simplemente sucede que esos decodificadores son más amplios que los terrestres y entonces captan los conceptos de otra manera…La edad del universo es infinitamente superior a la edad de cada individuo en cada planeta, y como dirían ustedes en el plano físico, está todo calculado.

    Es tan lenta, pero tan lenta, la evolución espiritual que a veces no alcanza la vida entera de una raza para que cada espíritu evolucione. Esto significa que en muchos mundos hubo muchas razas que han sido hábitat de espíritus y esas razas no han cumplido su cometido…y esas razas se han extinguido y la mayoría de los espíritus, que han encarnado durante milenios en cada Sistema Solar, no han llegado a la evolución. Es decir, no alcanzó toda la historia de esa raza para que los espíritus evolucionen en su totalidad… Y la Tierra está yendo en el mismo sentido.

    La raza “homo sapiens sapiens”, que en este momento alberga a los espíritus, tiende a extinguirse antes de que todos los espíritus lleguen al 5º plano.

    Es muy difícil que los espíritus que encarnan en el Planeta Tierra lleguen al 5º plano espiritual antes de que la raza se extinga.

    Aun pudiendo los grandes genetistas terrestres modificar el ADN y extender la durabilidad de la raza como género, como familia, aun así y todo no van a hacer a tiempo para que los espíritus evolucionen a un 5º nivel en general, por un lado, porque la evolución en sí es muy lenta, y por el otro, porque los roles, aunque son necesarios para evolucionar, también son muy grandes y son lastres muy pesados.

    La cuestión es la siguiente, y voy a tratar de ser lo más entendible posible a pesar de la poca comprensión que tienen ustedes de los conceptos.

    Cuando mis queridos elohim crean los espíritus, estoy Yo detrás, sea dirigiendo, sea marcando u orientando.

    Esos espíritus son creados con “defectos”, y precisamente evolucionan gracias a aprender a vencer esos defectos.

    Pero resulta que cada espíritu tiene una particularidad. No me refiero a una particularidad espiritual, sino a una “particularidad de raza”.

    Uno de los ejemplos es la de vosotros, la raza de Sol 3, que no digo que sea única, porque se repiten otros patrones genéticos en otros sistemas estelares, pero sí que vosotros sois únicos en cuanto tenéis un apego tremendo a los roles, tan tremendo que desde que la raza fue formada en el planeta Tierra habéis avanzado mucho en técnica, por supuesto que sí, pero muy poco espiritualmente, que es lo que en realidad importa para Crecer por dentro…

    Aparte, vosotros tenéis un decodificador tan importante, pero tan importante, que sois una de las principales razas en el universo conocido cuyos encarnados decodifican en un porcentaje altísimo al espíritu.

    No os lo digo para que se envanezcan, pero ustedes tienen un concepto de lo abstracto tan grande que algunos filósofos terrestres con gran percepción hasta pueden llegar a comprender mi manera de pensar, y los conceptos por qué de la vida.

    Pero en determinado momento los invade ese rol de protagonismo y se estancan evolutivamente, porque el afán de protagonismo constituye un obstáculo insalvable para el avance espiritual.

    Esto es lo que quería hacer notar…

    La otra cuestión, que sé que es lo que les interesa, y que muchos que visitan vuestro sitio web han preguntado, es el origen de la vida.

    No tienen que tener menoscabo por vosotros mismos, de pensar que en cada mundo hubo un origen extraterrestre, porque si no cabría preguntar ¿y cuando no había extraterrestres, qué?

    La Tierra, como llamáis vosotros a este planeta, tiene su propio comienzo, como un caldo primordial, un cultivo molecular que fue formando bacterias… De repente una cadena de ADN hace una especie de shock eléctrico y de alguna manera cobra vida. Los primeros seres que se formaron, que fueron mitad vida y mitad no, fueron los virus.

    ¿Por qué digo mitad vida y mitad no? Porque para que haya vida tiene que haber reproducción y los virus no se reproducen por sí mismos. Necesitan penetrar a otro cuerpo, sea una bacteria o un animal unicelular, para reproducirse.

    Pero sí se entiende que los virus son seres animados porque se reproducen en otro cuerpo, entonces son seres vivos.

    Muchos químicos y muchos físicos de vuestro planeta toman a los virus como límite de la vida, como que están más allá… Están equivocados… Los virus son seres vivos porque se reproducen.

    Pero no son seres vivos a la altura de una bacteria porque no tienen núcleo y necesitan de otra entidad viva para reproducirse.

    Bien. A partir del caldo primordial, esa molécula, con una tremenda cadena de ADN, va formando distintos seres unicelulares… La vida, por sí misma, tiende a hacerse más compleja, ya está formada así. Ahí no participan los elohim, sino directamente el Absoluto y se dan las condiciones en cada mundo para que en ellos se forme un tipo de vida.
    Este planeta, cuando esa vida se fue formando, tenía una atmósfera completamente irrespirable para vosotros. Era con una alta densidad de bióxido de carbono, azufre, y otros minerales como el metano, completamente venenoso para vuestros actuales pulmones.

    A medida que la vida va creciendo se van formando animales unicelulares acuáticos, porque el agua fue el primer centro de vida en el planeta. Luego animales multicelulares… plantas. La Tierra era hostil para la vida actual. Eran grandes pantanos de metano, azufre, donde no podría respirar un animal acuático actual.

    Van pasando las épocas, se van formando animales más complejos, mucho más complejos. Se van formando animales en la época precámbrica, cámbrica, anterior a vuestros dinosaurios. Estamos hablando de 1600 millones atrás de vuestros años.

    Luego, esa época termina –la cadena de ADN hace que la raza se extinga– y se van formando los trilobites [1], que luego se extinguen y entre 300 y 250 millones de años atrás se forman los grandes dinosaurios –extinguidos hace 60 millones de años atrás–, hasta que empiezan los grandes antropoides, que ya tienen un ADN muy parecido al de vosotros y así se van generando las distintas razas, hasta que al último quedan dos, la raza de Cromagnon y la de Neanderthal, que es la antecesora del homo sapiens sapiens.

    La raza del homo sapiens sapiens no extingue del todo a la raza de Neandertal, pues conviven juntas durante miles de años.

    Entonces suceden tres cosas: los homo sapiens sapiens se apoderan de las hembras Neanderthal, y como no tienen el mismo ADN no engendran hijos.

    Segundo, hay grandes batallas y los homo sapiens sapiens vencen a los Neandertal. De esta forma también se va diezmando esta raza. Y tercero, el código genético de la raza Neandertal no daba para más.

    La conjunción de estos tres factores hace que quede primando sobre la tierra el homo sapiens sapiens, o sea, el ser humano actual.

    El homo sapiens sapiens, desde su primer eslabón, puede llegar a tener hasta 500.000 años. Pero hace 30 mil años que empezó a tener pensamientos de temor a lo que no entendía, y recién hace 10.000 años que empezó a pensar en abstracto. Y hará 5.000 ó 6.000 de vuestros años que atisbaron las primeras escrituras.

    Pero ya desde antes de esos años dibujaban en las cavernas. Es decir que ya tenían pensamientos abstractos, porque el dibujo es un pensamiento abstracto. Un ser, de los que vosotros llamáis animales, no podría dibujar porque no entendería lo que es un dibujo. Primero, que engendraban seres estériles, de la misma forma que el apareamiento de la raza del caballo y la del asno engendran mulo y el mulo es estéril.

    Segundo, grandes luchas por poderes territoriales, donde el homo sapiens sapiens, al ser más inteligente y tener más estrategias de combate, ganaba las batallas diezmando a los hombres de Neanderthal. Con las hembras no se metían.

    Y tercero, su propio código genético, que ya llegaba a su fin.

    Hay muchas frases que para vosotros son importantes. Una es “Como es arriba es abajo”, que dijo un sabio espíritu conocido por ustedes. La otra frase es “La nada es igual al todo”.
    Arriba y abajo no habla de alturas, sino de vibraciones. Por lo tanto, lo que se va desarrollando en los distintos mundos espirituales tiene su pertenencia también en los planos más densos, como el físico.
    Con respecto a la segunda frase, “La nada es igual al todo”, se refiere a que la Creación parte de la nada, de una energía ilimitadamente condensada, con prácticamente cero materia, y de repente pasa a lo que se llama el Big Bang, donde la energía va dispersándose y va formando la materia.
    Es muy importante que sepan que con cada Big Bang el libre albedrío va más allá de lo que suponen, y digo esto porque, lamentablemente, la mayoría de los seres son básicos, extremadamente limitados en cuanto a discernimiento. Pero es una cosa lógica, porque van creciendo en sabiduría con el tiempo.
    Ustedes piensan que el libre albedrío se traslada solamente a una conducta, o a una obra o a un hacer. Sin embargo, el libre albedrío también se traslada a la raza.
    Quizás –y digo quizás para que ustedes hagan las conjeturas correspondientes, ya que sería muy fácil darles todo servido–, en alguna Creación anterior no existía el hombre, no existía el Sistema Solar, no existía el planeta Tierra. Quizás en una Creación futura tampoco exista. Quizás en un universo paralelo las galaxias sean dominadas por seres de origen vegetal. Quizás en otro universo alterno dominen los seres con base de silicio en lugar de carbono.
    Pero estas cosas no dejan de ser anécdotas, porque la evolución espiritual es indistinta de cómo son los mundos manifestados.
    Yo he depositado ciertas expectativas en la Tierra, pero los terrestres, cual niños traviesos, retrasan bastante la evolución general, porque van avanzando más lentamente que otros mundos.
    Fíjense qué es fácil darse cuenta de la conducta de la raza observando la forma en que se comportan sus miembros cuando tienen pocos años de vida física. Es cómo se comportan naturalmente. Es cómo son. Como son, serán.
    Los pequeños de vuestro mundo, hablo de los más pequeños, se caracterizan por dos estados: belicosidad e indiferencia. Noten que los pequeños son capaces de quitarle un juguete a otro pequeño sin importarle si el otro lo está usando. Y hasta pueden llegar a agredirse por tratar de apoderarse de un objeto, aunque al rato lo dejen tirado sin prestarle más atención. Allí hay una muestra de belicosidad e indiferencia.
    Con respecto a la indiferencia en sí, un pequeño puede golpearse hasta manar sangre y otro pequeño a su lado puede observarlo hasta saciar su curiosidad, pero luego continúa dedicándose a lo suyo.
    Eso sucede porque los pequeños desconocen las consecuencias de sus actos, tanto los activos como los pasivos.¿Qué sucede cuando estos pequeños crecen y van teniendo discernimiento? Pueden cambiar sus actitudes, pero solo de forma, no de fondo… porque siguen sin tener conciencia plena de sus actos hostiles.
    Esa forma de ser es instintiva, que con los condicionamientos educativos se va “ocultando”. Pero el ser no cambia. Y eso se traslada a toda vuestra raza. Vuestra raza es infantil, si tomamos como tal su conducta belicosa por un lado e indiferente por el otro. Las continuas guerras son el mayor ejemplo de belicosidad, y la falta de asistencia a seres sumidos en la extrema pobreza y abandono, es la muestra de la indiferencia de la raza por su propia especie.
    La evolución espiritual será la que trasmute esa conducta.
    A medida que vayan pasando los años físicos la raza se irá asentando e irá mostrando lo que su espíritu es en verdad al ir adquiriendo más sabiduría. No todos sus miembros, obviamente. Habrá quien recorra el camino con mayor celeridad. No obstante, debo destacar que hay algo que retrasa mucho ese camino espiritual.
    ¡Qué importante es para la evolución –y esto lo digo con un dejo de ironía– que cada raza sea creyente de que algo superior –en vuestro concepto tan pobre no hay nada que reemplace a “superior”– los haya creado y los haya mantenido en equilibrio! Y, sin embargo, a veces es ese tipo de creencia lo que precisamente retrasa a la raza.
    Vuestro querido planeta es uno de los más atrasados con respecto a las creencias. Y esto es algo que quizás los amados Maestros no lo hayan comentado, como muchas otras cosas que no les comentaron.
    En todos los mundos del universo, en todos, cuanto más creencias tienen, más atrasados están. Y aquellos mundos escépticos, que no creen en fuerzas ocultas, ni en la vida después de la vida, son los que más avanzados se encuentran. Y no en todos los casos los mundos ateos, por así llamarlos, son fríos. Al decir fríos me refiero a fríos emocional y espiritualmente.
    Hay mundos, infinidad de ellos, que no tienen un conocimiento de lo que ustedes llaman el “Más allá”, que no tienen el conocimiento de un Creador, y sin embargo son seres altamente misericordiosos.
    El ser humano del planeta Tierra es débil. Apoya su misericordia en el temor reverencial. Y eso es una misericordia falsa, con grietas.
    La mayoría de las guerras intestinas de vuestro planeta se dividen en dos factores: el económico y el religioso. Y los dos factores son altamente infantiles. El económico, porque deben saber que la vida física es un soplo y que al otro mundo no se pueden llevar nada material. Y el religioso, porque ignoran el hecho de que el camino espiritual es en base a la Obra, y ésta se nutre del Servicio, no importando en qué entidad «superior» se crea.
    Pero son tan niños, tan infantiles, que en lugar de apoyarse en lo importante, que es la meta, se pelean por los detalles. Esto es muy importante recalcarlo: en lugar de apuntalarse para llegar juntos a una meta, se pelean por los detalles: que Krishna, que Brahma, que Jehová, que Alá, que Mahoma…
    Otra de las cosas que da la medida de lo infantil que son es que en algunos países, de los que vosotros llamáis Oriente, hablan de “guerra santa”, que configura toda una contradicción, porque es como si yo dijera “calor frío” o “agua seca”. O sea, el concepto de santidad que vosotros tenéis, ellos no lo comparten, porque generalmente confunden la santidad con la castidad.
    Al decir “vosotros” no me refiero a ustedes, sino a la raza, porque algunos de ustedes están un pasito adelante en la comprensión de todo esto.
    La verdadera santidad se aproxima a lo que una filosofía, que utilizan en vuestro planeta, explica. Esta filosofía se llama Budismo y dice que el más alto escalón espiritual, el 10º, es la Iluminación, o sea, el estado de Budeidad. Pero el escalón 9º, el del Bodhisattwa, es la verdadera santidad, porque se basa en aquel ser que renuncia a esa santidad casta para ponerse en una santidad de Servicio.
    Esto es lo que hay que hacer notar, y es lo más importante que acerca a los planos de Luz. Porque la santidad impuesta en uno queda en lo que vosotros llamaríais el sujeto y la santidad en Obra es lo que llamaríais el verbo. Y el verbo es la única manera de hacer servicio.
    Reitero, para concluir mi mensaje, que es muy importante que destaquen que, en todos los planetas del universo, cuantas más creencias tienen, más atrasados están.

  3. El Codex es un libro que supuestamente nadie puede leer, pero vaya que las imagenes son realmente sorprendentes, en lo personal me encanta mirar de vez en cuando las imagenes presentadas en ese libro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here